Personajes Ilustres

Andrés García Espinosa.- Militar incorporado al segundo cuerpo de ejercito que, bajo las órdenes del Marqués de los Vélez, marchó por Tortosa, Coll de Balaguer y garrafa Tarragona.       Sostuvo reñidos y sangrientos encuentros con los catalanes en los pasos que estos habían fortificado y defendieron con tesón, hasta que el 24 de diciembre de 1.640 capituló la ciudad, quedando la compañía de Moral de guarnición en aquella plaza hasta la terminación de la campaña.       Veintiocho soldados con su capitán perecieron en esta guerra, la mayor parte en el sitio de Tarragona, en cuyo convento de S. Francisco recibió honrosa sepultura, dejando en el ejército fama de soldado experimentado.

   Fray Serafín Linares y López Valdepeñas.- Nació en 1.839 e ingresó en el colegio de franciscanos de Pastrana en 1.855. Llegó a Manila en 1.857, ejerció en la Orden los cargos de Secretario de Provincia, definidor y ministro provincial en 1.876.       Vuelto a España, gobernó las casas de Consuegra y Pastrana; en 1.882 fue nombrado comisario provincial y, siendo Definidor General, por decreto expedido en roma por la S. Cong. de Obispos y Reg. de 1 de Junio de 1.891, fue nombrado Vice-Comisario General de la familia franciscana española.
Don J. Patricio Clemente y López del Campo.- Fue alcalde de Moral de Calatrava en el periodo comprendido entre el 1 de enero de 1894 y el 23 de junio de 1895; le correspondió ser

 alcalde en uno de los momentos de mayor prosperidad y esplendor de Moral de Calatrava, ya que fue a finales de 1894 cuando se construyó “El Trenillo”, y en febrero de 1895 cuando Moral de Calatrava “…por el aumento de la población y progreso de la agricultura” recibió el Título de Ciudad. Pero no es solamente por esto por lo que merece mención especial nuestro personaje, ya que además de construir el Asilo (en terrenos de la propiedad de su esposa Doña Mª Concepción Espinosa Catalán) y mantener el profesorado de los Maristas, dio en su testamento muestras de su gran humanidad y su inmensa filantropía ya que dejó todos sus bienes (La Dehesa de las Páginas entre otros) “…para Estamentos de la Enseñanza Pública”.      Nombró albaceas testamentarios a D. Tomás Torres Molina Cañadas, D. Sebastián Gómez Cañadas, Excmo. Sr. D. Manuel Clemente y López del Campo, D. Ramón Ruiz Rodríguez, Ilmo. Sr. D. Ubaldo Guzmán y García Linares quienes dieron cumplimiento en su totalidad con gran actividad y significado acierto a todas las disposiciones testamentarias de D. José Patricio, fallecido en Moral de Calatrava el 27 de julio de 1909. Dichas disposiciones consistían …en importantes legados para la construcción de escuelas, reparto de libros y objetos artísticos, erección de monumentos, importantes repartos de limosnas a los pobres, pago de Títulos a Maestros de Escuelas, entrega de la Biblioteca al Instituto de Ciudad Real y depósito de importantes sumas cuyas rentas son para los Hospicios y Escuelas Normales de Madrid y Ciudad Real y para fines benéficos.

    P. Mateo Moya y López.- Bautizado en la Iglesia Parroquial de S. Andrés Apóstol el 30 de Septiembre de 1.610; fue hijo de Bartolomé y Catalina. Ingresó joven en la Compañía de Jesús, en la que alcanzó tal reputación de virtud y ciencia, que le confiaron la cátedra de prima de sagrada teología en el colegio de la compañía de Alcalá. También fue confesor de Ana María de Austria, mujer de Felipe IV.            Mateo de Moya y López, murió en Madrid el 23 de Febrero de 1.684.

Don Rodolfo Pérez Guzmán.- Nació en Moral de Calatrava un 15 de marzo de 1896. Cursó 

sus primeros estudios en el grupo escolar “El Asilo” de ésta localidad con los Hnos. Maristas. Desde entonces ha dejado una estela de personalidad, honradez y dedicación por toda la geografía española.      El pasado día 21 de enero 1987 y bajo el título de “MANCHEGO ILUSTRE” el diario “Lanza” publicaba un artículo en su honor, con motivo de haberle sido entregada la medalla de Oro por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Complutense de Madrid.        El artículo que reproducimos a continuación es un breve resumen que engloba una amplia enumeración de los títulos, trabajos y menciones conseguidos por éste hijo de Moral de Calatrava: “El pasado 10 de noviembre de 1986, en el Salón de Actos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Complutense de Madrid, tuvo lugar el acto de entrega de las medallas y diplomas de honor, que la Junta de Gobierno de dicho Colegio, otorga a los ingenieros que, por sus méritos y trabajos se han destacado muy especialmente. En éste solemne acto, y por el presidente del colegio, le fue entregado éste galardón a Don Rodolfo Pérez Guzmán, que es hijo predilecto de Moral de Calatrava, donde nació, y además, quiere de veras, no dejando ni un solo año de su larga vida, de venir a pasar unos días con sus paisanos.    Este manchego ejemplar, dedicado por entero a sus trabajos profesionales, levantó en 1925 los plano topográficos para la traída de aguas a las ciudades de Murcia y Cartagena, del río Taivilla; en empresas constructoras privadas ejecutó obras para la Exposición Iberoamericana de Sevilla en 1929.    Posteriormente hizo el abastecimiento de aguas a Avila. Ingresa en el Estado y es destinado a Palencia donde estuvo 29 años, ocupando la Jefatura de Obras Públicas desde el año 1957 a 1967, fecha en la que fue jubilado por su edad de 70 años. Fue alcalde de ésa capital y Presidente de la Diputación. En 1969 fue nombrado Presidente de la Asamblea General de la Cruz Roja. En el año Jubilar, entre 1950 y 1960, fue nombrado por el Ministerio de Obras Públicas, coordinador del Camino de Santiago, desde Pied de Port (Francia) a Santiago de Compostela. Por su gran colaboración con el Colegio de Huérfanos de Ferroviarios, fue nombrado socio de honor del Colegio. Además de ser hijo predilecto de su pueblo, Moral de Calatrava, está en posesión de la Medalla de Oro de Palencia, Encomienda de la Orden de Cisneros, Medalla de Plata al mérito turístico, Encomienda de Número de la Orden del Mérito Civil, Medalla de Plata del Mérito en el Trabajo, Medalla de Oro de la Asamblea Suprema de la Cruz Roja Española y Placa de dicha Asamblea.    La Mancha, Ciudad Real, y Moral de Calatrava se pueden sentir bien orgullosos de ese hijo suyo