Personajes Ilustres

Marcelino Ledesma Bados, sacerdote. 
Nació en Moral de Calatrava en 1930. Realizó los estudios primarios en la escuela de Moral de Calatrava, siendo su maestro D. Restituto Rodríguez-Malo.
Estudió el Bachillerato en el Colegio de San José de la compañía de Jesús en Villafranca de Los Barros (Badajoz) y el Examen de Estado en Sevilla.
Se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid en 1953. Ese mismo año ingresó en el Seminario Diocesano de Ciudad Real, siendo ordenado Sacerdote el día 31de Mayo de 1958. Celebró su primera Misa Solemne en la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol de Moral de Calatrava el día 2 junio de 1958.
Se licenció en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Comillas en 1962. Desde 1962 hasta 1965 ejerció su labor sacerdotal en Ciudad Real, siendo vicefiscal y vicepromotor de la justicia y del vínculo en el obispado, vicedirector de cursillos de cristiandad y consiliario de la H.O.A.C. (Hermandad Obrera de Acción Católica), consiliario de las mujeres de Acción Católica y capellán del colegio NTRA SRA del Prado.
Desde 1965 hasta 1970, por motivos de salud volvió a Moral para realizar allí sus funciones sacerdotales, siendo capellán de las religiosas de la Sagrada Familia y consiliario de las jóvenes de acción católica. En esta época además de su labor pastoral debemos destacar su labor social, absolutamente desinteresada y abierta a todos sus paisanos sin discriminación. Tramitó gratuitamente todo tipo de solicitudes para la obtención de prestaciones de diversa índole con la administración. Participó activamente en la vida cotidiana de Moral. Fue socio-fundador junto a El Cubano, Salvador y Diego de la Bodega de Evelio “El Juagarzo”.
Con la colaboración de las jóvenes de Acción Católica organizó y lograron editar “el periodiquillo” NOTICIAS DEL PUEBLO encargándose de su redacción y dirección. El primer número salió en enero de 1966. Era gratuito y se mandaba a todos los moraleños “ausentes” que emigraron a otras partes de España y del extranjero. Se mantenía mediante aportación voluntaria. Este primer número se envió a 130 familias y en 5 meses ya eran 418 las familias que recibían el periodiquillo. Terminó con 1200 ejemplares.
En 1970 opositó al  Cuerpo General de la Administración Civil del Estado, obteniendo el número dos de su promoción, por lo que pudo escoger como destino la Delegación del Ministerio de Educación y Ciencia de Ciudad Real, ostentando la Jefatura del servicio de Centros. En esta época simultaneó su trabajo civil con sus funciones sacerdotales en Ciudad Real y en Moral de Calatrava.
Además de estas facetas, Marcelino Ledesma nos dejó sus escritos, sus poesías, y el recuerdo como actor, mago y prestidigitador.
En reconocimiento a los servicios prestados al pueblo de Moral de Calatrava, una calle lleva su nombre: “Ronda de Marcelino Ledesma”.