Personajes Ilustres siglo XX.- Manuel Quero Jiménez

Tomás Fernández Moreno.- Manolo Quero, como le gustaba que le llamaran sus amigos, nació el día 31 de Julio de 1941 en Andujar (Jaen), donde su padre ejercia de médico, aunque siendo aún un muy pequeño. se trasladó a vivir a Moral de Calatrava (Ciudad Real).

Su padre, Don Manuel Quero pertenecía a una saga de médicos altamente cualificados y fue una de las promesas de la Medicina Española en los años de la república y de la guerra civil. Al pertenecer a una ideología de izquierda moderada, cuando acabó la guerra civil, tuvo que abandonar Madrid por cuestiones políticas y realizar su buenhacer médico en Moral de Calatrava (Ciudad Real), donde nacerían la mayoría de sus seis hijos –4 mujeres y 2 varones- y donde dejó plasmada su profesionalidad y su impronta humana hasta el fin de sus días.


Publicidad:

 


Manuel Quero, hijo, estudió bachillerato en el Instituto Ramiro de Maeztu y medicina en la entonces llamada Universidad Central. Alumno interno en la cátedra del profesor José Casas, hizo sus primeros estudios cardiológicos con el profesor Pedro Zarco, se trasladó posteriormente al Children’s Hospital de Londres, donde adquirió una solida formación en cardiología pediátrica, continuó sus estudios en la Universidad de Harvard, Boston (Estados Unidos).

A mediados de los sesenta, junto a Victor Pérez Martínez y Felipe Moreno, puso en marcha la primera unidad de cardiología pediátrica en España en el Hospital Infantil de la Paz, y así se fundó la moderna cardiopediatría española, alcanzando el Dr. Quero un justo reconocimiento a nivel nacional. En mayo de 1977 se traslada al Hospital Ramón y Cajal, bajo su dirección y la del Dr. José María Brito Pérez se crea la primera “Unidad Médico-Quirúrgica de Cardiología Pediátrica” de España, modelo organizativo que encontró un amplio eco en España y otros países.


Publicidad:

 


También por estas fechas consigue que se cree la Sección de Cardiología Pediátrica dependiente de la Sociedad Española de Cardiología y que se apruebe por el Consejo Nacional de Especialidades como una especialidad específica. Así bajo su dirección se crea la primera escuela española de esta especialidad, formando a cerca de un centenar de médicos, repartidos hoy en día por medio mundo, principalmente en España e Iberoamérica. Por todos estos méritos acumulados en 1977 se le concede el Premio Miguel Servet a la Investigación Cardiológica.

A mediados de los ochenta fue nombrado Director General del Hospital Ramón y Cajal. Una vez sentadas estas bases centra todo su interés en la investigación, realiza numerosos estudios y trabajos sobre cardiopatías congénitas y malformaciones cardíacas y desarrolla su tesis doctoral (cum laude) sobre el corazón univentricular, lo que le proporciona un reconocimiento internacional y pasa ha ser punto de referencia obligada en la literatura médica contemporanea. En 1973 publicó el que puede considerarse el primer manual-guía de habla española para la formación de cordiólogos pediátras.

Consolidado su prestigio internacional formó parte de la mayoría de los comités editoriales de las revistas especialidadas en medicina. Realizó cerca de 300 publicaciones, más de la mitad de ellas en habla inglesa, que dan fe de su incomparable labor y su dilatada carrera. Klaus Knapp Boetticher, compañero y amigo, dice de él, en una necrológica escrita en el diario El País “El mundo científico mostraba un gran respeto por ese niño prodigio de la cardiología pediátrica, el Mozart de la cardiología, como nos gustaba llamarle”. En el año 2004 fue nombrado miembro de honor a título póstumo de la SECP (Sociedad Española de Cardiología Pediátrica).


Publicidad:

 


Algunos de su hermanos siguieron su estela, José Quero, dos años menor, es catedrático de Pediátria en la Univerdidad Autónoma de Madrid y actual Director del departamento de Pediátria, así como jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Universitario de la Paz desde comienzo de los años 80. Su hermana María Concepción se incorporó al servicio de Cardiología Pediátrica del Ramón y Cajal, en 1976, despues de formarse en el Hospital Infantil de la Paz.

Manuel Quero Jiménez murió en Collado-Mediano (Madrid) el 22 de Agosto de 2003 a la edad de sesenta y dos años.