Personajes Ilustres del Siglo XIX. D. ANTONIO GARCÍA ESPINOSA

D. ANTONIO GARCÍA ESPINOSA (Industrial y Abogado)

Natural de Moral de Calatrava nació en esa localidad a mediados del siglo XIX. Estudió Magisterio en la escuela de Segunda Enseñanza de Ciudad Real. A continuación pasa a Madrid donde cursa estudios de Derecho en la llamada Universidad Central obteniendo la licenciatura como abogado. A finales del año 1888, el día 24 de noviembre, se casa con Da Francisca Muñoz y Remisa, nieta del primer Marqués de Remisa (importante banquero y mecenas del arte de la época romántica), en la Iglesia Parroquial de Santiago de Madrid. Tras su enlace matrimonial se traslada a vivir a Madrid, donde fallecería su hijo Ramiro, cuando contaba poco más de un mes de edad, el día 24 de febrero de 1890.

Publicidad:

Gracias a su posición social y a su afán de coleccionista, D. Antonio García logró reunir una importante cantidad de obras de arte, sobre todo cuadros y bocetos de gran valor del periodo romántico, de pintores como Valeriano Bécquer y Jenaro Pérez Villaamil. No en vano el abuelo de su mujer (Marqués de Remisa) fue el mecenas que financió a Pérez Villaamil para la realización
de la obra de dibujos “La España Artística Monumental”. Tenía su residencia familiar en la C/ Capitán Andrés García Espinosa en los actuales números 28-30 y 32. Entre las obras que atesoraba se encontraba el escudo en piedra
precursor de la heráldica municipal de Moral de Calatrava de finales del siglo XVII, así como un valioso cuadro del General Castaños (en propiedad en 1927) realizado por Vicente López Porteña en 1848.

Fue una persona muy comprometida con su pueblo a nivel social y político, de tendencia católica y conservadora, desde 1898, fue edil del Ayuntamiento de Moral en varias legislaturas hasta que fue nombrado Alcalde de la ciudad desde el 30 de octubre de 1904 al 3 de enero de 1906. A partir de aquí desempeña varios cargos para la Administración Estatal:

Publicidad:

Inspector Provincial de Sanidad de la provincia de Toledo, en 1922 lo trasladan como Inspector de Sanidad a la provincia de Córdoba donde es ascendido a Jefe de Negociado en diciembre de 1922, en 1924 se incorpora como jefe de negociado de Sanidad en el Gobierno Civil de la provincia de Ciudad Real.

Por cuestiones de trabajo residió durante varios años en la Ciudad Imperial de Toledo, donde ya vivía su cuñado Ramiro, hermano de su mujer y quien era Ingeniero Agrónomo y director del Catastro Provincial de Toledo. El 7 de febrero de 1920 y tras la muerte de su cuñado Ramiro Muñoz y Remisa, todos los herederos del promotor del arte: el I Marqués de Remisa se ponen de acuerdo para organizar una exposición de todos aquellos pintores que se acogieron al mecenazgo del Marqués y que trabajaron en la creación de acuarelas, dibujos y pinturas realizados para la obra de 1840 “la España Artística y Monumental”, con obras de V. Bécquer, J. Pérez Villaamil, Valentín Caldaser, Algarra, Prieto, Izquierdo y Vicente López. Dicha exposición se realizó en mayo de 1921 en la ciudad de Toledo. Esta exposición constituiría el embrión de lo que sería años más tarde el actual Museo Romántico.