Coplas, jotas y poesías

LOS VIEJOS DE LA PLAZA



Poner todos atención
a lo que voy a contar
y veréis lo que sucede
con los viejos del Moral.

Como perros vagabundos
todos llegan a la plaza
y allí los esta esperando
el gordo de la Tomasa.

Recoge chinas del suelo
y se va de banco en banco
y les llena los bolsillos
de dulces y de tabaco.

Después llega pepe Acedo
con mucha zalamería
y también suele traer
merienda para Isaias.

Ya llega Juanico el cura
y también Alberto Maza
para apostarse a comer
con el cojo de Chalapa.

El Jarillo el Colorin
y Lorenzo el de Cabrera
Bastianillo el chiquitín
y Protasio Talavera.

Ramón Ruiz el visieres
no lo quisiera poner
es un socio fundador
pero no cobra vejez.

Juan Alfonso trastos dobles
es un socio muy formal
y Josico el de colilla
pa acabarlo de enmendar.

Antoñico el de Pilatos
es un viejo muy entero
que sale por la mañana
y le da la vuelta al pueblo

El cabo de regulares
cuando hace buenos días
también se baja a la plaza
a contar sus valentías.

Lorenzo Pérez Madero
parece que va de caza
con la jaula y la perdiz
cuando se sienta en la plaza.

Andresillo Ballanato
y Arturo Pérez Trujillo
cuando llegan a la plaza
se sientan con el mudillo.

Los que en los bancos se sientan
yo se los voy a decir
Juan el Cura pecho liso
y Juanico el Vitorin.

Aurelio el de Moraleda
Dionisio y Bartolo Jaca
echan cuarenta viajes
desde la plaza a su casa.

Del Jarillo el Tejero
también tenemos que hablar
en cuanto se va a su casa
se va por la calle real.

Eugenio el de Talavera
como no tiene mujer
se tiene que marchar pronto
para arreglar de comer.

También Salome Trujillo
Roque Molina Molina
se sientan poco en los bancos
porque se van a la esquina

Todos los viejos del pueblo
cuando llega fin de mes
se juntan en procesión
para cobrar la vejez.

Y para terminar la fiesta
Manolillo el Borreguero
En la Esquina de Mauricio
Juan de Mata y el Yesero.

Moral de Calatrava a cuatro de mayo de 1962.-
Original de Juan José culo colgando

 

 

 COPLILLAS DE MORAL DE CALATRAVA

  • 
    
    En este pueblo hay, 
    una que se ha quedado, 
    con las cortinas puestas 
    y enjalbegao.
    
    Dama de los veinte novios,
    y conmigo veintiuno, 
    si te quieres casar,
    te casarás con un viudo.
    
    No te ensanches verdolaga, 
    y recógete un poquito, 
    que no es la huerta tan grande, 
    para un hortelano tan chico.
    
    Al revolver una esquina, 
    estaba sentada en un canto,  
    te cogí de la mano y te dije; 
    si no te casas conmigo , 
    te quedarás para vestir santos. 
    
    En el pueblo de Moral 
    hay dos cosas de valor, 
    la mina de Pepe Sales 
    y el tesoro de Atochón.
    
    Paquillo “el barrigudo” 
    ha venido a molestar,
    a “La fábrica Pañuela” 
    con el libro de cobrar, 
    como no le ha abierto nadie, 
    le han azuzado los perros, 
    y Paco salió corriendo.
    
    Dicen que tiene Riquelme 
    la boquita de piñón,
    y le coge Puertollano 
    y las minas de carbón.
    
    Dicen que tiene Riquelme 
    la boquita de piñón,
    y le coge La Laguna 
    y término de Calderón.
    
    “El trenillo del Moral” 
    ya no sabe andar de noche, 
    se asusta de las olivas 
    y se descarrilan los coches.
    
    María de las Mercedes, 
    que rosa tan sevillana, 
    porqué te vas de mis redes 
    de la noche a la mañana.
    
    A tu puerta hemos llegado 
    cuatrocientos en cuadrilla, 
    si quieres que nos sentemos 
    saca cuatrocientas sillas.
    
    Como se que te gustan 
    los “alcahuetes”, 
    por debajo de la puerta 
    te meto siete.
    
    Si tuvieras plantonares 
    como tienes fantasía, 
    el río Jabalón 
    por tu puerta pasaría.
    
    De Moral de Calatrava 
    me fui a Torrejón de Ardoz, 
    dejándome a mi morena 
    con mucha pena y dolor.
    
    Por la calle la Estación 
    me encontré a “Maderas de Oriente”, 
    si no le hago un arreate 
    pues me derriba los dientes.
    
    popular
    
    

     

ROMERIAS DE SAN BLAS ROMERIAS DE MORAL

 



Como te puedo contar
lo que siente un Moraleño.
Como te puedo contar
que cuando llega febrero,
siendo ese mes tan pequeño,
se haga tan grande en Moral.

Como te puedo contar
lo que se siente esos días.
Como te puedo contar
que un pueblo ponga su empeño
en celebrar Romerías
y venerar a San Blas.

  Pues hoy te lo voy a explicar:
No es tan solo Romerías,
pues San Blas es algo más
Es Candelaria y hornazo;
tortas, cerros, merendar.
Es fundirte en un abrazo
con el que vuelve a Moral.

  Es lista, preparativos.
¿Qué hato vamos a echar?
Es sábado en la mañana,
aun de noche madrugar.
Tractores en caravana, 
¡ya se vislumbra San Blas!
“Coged buen sitio, muchachos,
que este año estamos más”

  Es preparar buena lumbre
para después almorzar.
Chorizo, mesao, asadura;
gachas no pueden faltar.
Echar un trago de vino.
Blanco, tinto, ¡que más da!
que no pare la botella
que este vino es del Moral.

Es ermita y gargantillas,
es el manto de San Blas,
es recogimiento y rezo 
por algunos que no están.
Es fervor y devoción
del que tiene que portar
su imagen con gran pasión
y con él procesionar.

  Es comida con amigos,
es comida familiar.
Paellas y calderetas
chuletillas para asar.
Tortillas, huevos rellenos
y alguna que otra ensalá.
Cafés, pasteles, licores
y el “cubata” “pa” el final.

  Es recorrer de hato en hato
donde te van a sacar
una cerveza o buen vino,
rica sangría o limoná.
Sopa de pisto o tiznao
o algo para picar.
Y aunque tú seas forastero
no te tienes que extrañar
porque hay empeño y esmero
de a todo el mundo invitar.

  Es juerga, fiesta y jarana.
Es guitarra, es cantar.
Es música de “Charanga”
que otra pieza han de tocar.
Es juventud en la plaza
que no para de bailar.
Es conocer a otras gentes
o de hacer una amistad.
Es pasión de las parejas,
besos en la oscuridad.

  Esto son las romerías,
romerías del Moral.
Todo esto que te cuento,
todo esto y algo más.
Pues aquí no acaba el cuento
porque aun queda “Resamblas”.
Traslado, “Pozo las Chapas”
y otra vez vuelta a empezar.
Y el lunes “Resamblasillo”
para el que pueda aguantar.

  Y ahora ya puedes saber
o puedes imaginar
lo que siente un Moraleño
cuando se acerca SAN BLAS.

 Autor: Tomás Fernández Moreno

MILLÁN Y PATRICIO

Allá por los años cincuenta 
cuando apenas había trabajo,   
Millán y Patricio hicieron un avión 
con la cascara de un ajo,  

y volaban y volaban 
y no podían aterrizar,  
y volaban y volaban 
en el culo del salobral. 

Los artistas del teatro 
ya no pueden trabajar,  
porque se ha comido la lona 
el muchacho de Millán. 

Mira el hambre que tenia 
el muchacho de Millán,  
que se ha comido un artista 
dentro de la sindical. 

popular

UN ALTO EN EL CAMINO

¡Ave María, patrona de la sierra!
Reina del cielo, que tanto nos quiso,
Que, en símbolo de cándida paloma,
Anidó, para siempre, en nuestra tierra,
Hoy arcadia y mariano paraíso…,

Ermita que la fe de un pueblo hizo.
Y heme aquí, capitana, ángel, y estrella
De este bajel de mi existencia errante,
En órbita de mis antiguas creencias,
Que ya vislúmbrala fatal frontera,
Meta final de todo navegante,
Fin, silencio y vacío de sus vivencias

Con la cruz de ocho décadas a cuestas,
Déjame te convoque, mientras viva,
Al escuchar los bronces de tu fiesta
Y ante tu altar me postre, aunque distante,
Que, cuando, en plenilunio rojo, su luz viera
La luna, sobre el mar y la floresta,
Más diáfana y divina, sueño verte.

La rosa de los céfiros sureños
Aire me trae del pueblo moraleño
Y, luz del crepúsculo agosteño,
Trémulo de nostalgia y de cariño,
Siento vibrar mi espíritu de niño.

Autor: Adolfo Salvador

JOTA DE LAS MEDIAS AZULES

Arrímate a mi querer,
arrímate a mi querer
y no me seas uraña;
parece que te has criado,
en el monte entre marañas
en el monte entre marañas,
arrímate a mi querer.

De unas medias azules
tengo yo ganas;
sabe Dios el cordero
que dé la lana.
Que dé la lana, niña,
que dé la lana,
de unas medias azules 
tengo yo ganas.

Mírala por donde viene,
mírala por donde viene,
la tonta, la vanidosa,
mirándose a los zapatos,
diciendo: soy buena moza,
diciendo: soy buena moza,
mírala por dónde viene.

Me llamaste salada
porque me echaste,
la sal de tu salero
para un potaje.

Para un potaje, niño,
para un potaje,
me llamaste salada
porque me echaste.

Yo me arrimé a una muralla,
yo me arrimé a una muralla,
y me dijo el murallero:
para qué tánta muralla,
si ya no tiene remedio.

Si ya no tiene remedio,
yo me arrimé a una muralla.
Me arrimé a una muralla
se cayó un cacho;
no hay muralla más firme,
que un buen muchacho.

Que un buen muchacho, niña,
que un buen muchacho,
me arrimé a una muralla,
se cayó un cacho.

A allá va la despedida,
y allá va la despedida,
que con esta ya os digo,
que os valláis desfilando
cada mochuelo a su olivo.

Cada mochuelo a su olivo,
y allá va la despedida.

JOTA DE LA ACEITUNA

A coger aceituna
me ganan todos;
pero comiendo pote,
me pinto solo.

Me pinto solo niña,
me pinto solo;
a coger aceituna,
me ganan todos.

La aceituna en el olivo,
si no la cogen se pasa;
eso te pasará a tí,
morena, si no te casas. (Bis)

Levántate morenita,
levántate resalá,
levántate y dame un beso,
que me voy de madrugá.

 Que me voy de madrugá,
que de madrugá me voy,
levántate y dame un beso,
que yo tu moreno soy.

Con escoba chiquita,
niña no barras;
que se te ven los flecos
de las enaguas.

De las enaguas, niña, 
de las enaguas,
con escoba chiquita,
niña no barras.

Ya te vas a la aceituna
para recitar pesares;
ojitos como los tuyos,
no van a los olivares. (Bis)

Levántate morenita,
levántate resalá,
levántate y dame un beso,
que me voy de madrugá.

Que me voy de madrugá,
que de madrugá me voy,
levántate y dame un beso,
que yo tu moreno soy.

LOS VIEJOS DE LA ALAMEDA


Los viejos de la alameda
yo les diré lo que son
los que se ponen farrucos
cuando llega su función.

Cuando llega la función
del Cristo de la Humildad
en los bancos del convento
nadie se puede sentar.

José barato del Fresno
cuando sale de su casa
y con la jaula que lleva
parece que va de caza.

Juan Diego el de cara culo
es un viejo muy alegre
que se marcha a Valdepeñas
en busca de mujeres.

Antoñico el del Volante
cuando se sienta en los bancos
que para no perder el tiempo
se lleva un manojo de esparto.

Guillermo el de Talavera
también se suele sentar
en los bancos del Convento
que parece un General.

Juan José el esquilaor
también se suele sentar
pero lleva las tijeras
por si tiene que esquilar.

Pedro Antonio el de la olalla
también le voy a decir
que ya no puede ir de caza
por que no tine perdiz.

El cojo el de picaraña
no se ha querido casar
pero tiene una mujer
pa que lo pueda limpiar.

Manolillo el de la Concha
cuando sale de su huerto
también se suele sentar
en los bancos del Convento.

Maximillo el panadero
es un viejo capuchino
pero se pone la estola
para echarle agua al vino.

José Ángel el de Rivas
como tiene la chiripa
se sienta poco en los bancos
para no perderla de vista.

Jeronimo el chiquitín
todos dirán lo que quieran
es un hombre muy honrado
cuando entregó la cartera.

El amigo Alfonso Arroyo
el marido de la dona
siempre está haciendo corneja
para arreglar las bombonas.

Bonifacio el del frailero
cuando llega la función
está de guarda en las viñas
por que está mucho mejor.

Ahora falta que poner
al rey de la carretera
si le quieres conocer
es Celestino el de Yerra.

Se me olvida el mejor
Adalmiro el artillero
que es socio fundador 
y tiene mucho dinero.

Carmelo Naranjo Gómez
es el jefe de la calle
tiene galletas y tortas
pero no convida nadie.

Ya llega Alfonso Valor
para sentarse también
y con los ojos que lleva 
le parece al”quitate”

Ahora falta que poner
a Marcelino el de Maza
y marcha a pozo seco
porque allí tiene una granja.

También Manolo el de Mota
llega montado en su chala
pero llega sin dinero
porque todo lo regala.

Moral de Calatrava a cuatro de mayo de 1962.-
Original de Juan José culo colgando.

EL CASINO DEL ALPARGATE



En el barrio de las Cuevas
han puesto un casino nuevo
donde se suelen sentar
algunos viejos del pueblo.

Los socios que allí se juntan
yo os lo voy a decir
Ángel pata el de la gorda
que no hace más que dormir.

También Frasco el quincallero
como no tiene na que hacer
viene a sentarse a la estufa
mucho después de comer.

Luego llega Juan José
para formar la comparsa
que si no fuera por él
no hablaban una palabra.

También Frasco el colchonero
suele llegar algún día
para arreglar los paraguas
en la casa de Matías.

El conserje del Casino
ya os he dicho quien es
Matías Bustos Alcolea
que no puede alzar los pies.

Los socios de este Casino
no pagan mensualidad
al que no retratan bien
no puede exigir ná.

Nos pone buena estufa
con buena calefacción
porque no falta la leña
aunque no tenga carbón.

Tenemos carbón de piedra
y también de vegetal
también tenemos de goma
que es una preciosidad.

Como no se paga nada
si alguno quiere asociarse
no tien mas que acudir
al casino del alpargate.

Tenemos un Reglamento
que lo observamos muy bien
no se fuma ni se bebe
ni se nos dá de comer.

Se me olvidaba poner
la dirección del Casino
calle de Ronda del Gato
el número treinta y cinco.

Moral de Calatrava a cuatro de mayo de 1962.- 
Original de Juan José culo colgando.
 

MORAL DE CALATRAVA A SUS “ARMAOS”



 Siglo y medio en procesión,
lejos quedó tu llegada,  
en RUTA DE LA PASIÓN 
por MORAL DE CALATRAVA. 

Un siglo y medio ha pasado 
de tu origen y comienzo, 
un siglo y medio han tardado 
de erigirte en monumento. 

Siglo y medio de DIANAS, 
de BÚSQUEDA Y PRENDIMIENTO. 
Jueves Santo en su mañana 
y por la tarde en el huerto. 

La noche en sangre se torna, 
FLAGELACIÓN y tormento. 
Látigo, espinas, corona; 
desgarro, lloro y lamento. 

Viernes. Mañana. Sermón. 
Picas terciadas al viento. 
Nazareno en procesión. 
La sentencia. PASO lento. 

Tarde noche, Viernes Santo, 
es repique de tambor 
de corneta canto y llanto, 
YACE postrado el Señor. 

Semblante serio en la cara, 
recogido el pensamiento. 
En tu pecho una lanzada, 
tu procesión va por dentro.

  Domingo. RESURRECIÓN, 
pones fin a tu amargura,  
brillante está el corazón  
y brillante tu armadura.

Marchas con aire marcial,
tu moña vaivén de ola,
y en despedida triunfal
nos brindas tu CARACOLA.

Hay sentimiento encontrado
de alegría y de tristeza.
¡Este año se ha acabado,
pero el que viene ya empieza!

Emociones. Sentimientode 
orgullo, de admiración,
de contener el aliento;
de fe, respeto y pasión.

Homenaje en pos del tiempo,
homenaje sin final
con todo merecimiento 
a los “ARMAOS” de Moral.

Autor: Tomás Fernández Moreno

LA LLEGADA


Y si acaso me marcho,
porque Dios me ha elegido,
que ninguno se asombre,
porque Dios me ha elegido,

que ninguno, me llore,
porque Dios me ha elegido,
que bendiga su nombre,
porque Dios me ha elegido.

He apurado mi vaso. Ya esta la hiel gustada
ha sonado la hora desde siempre marcada.
y al mirarme las manos, al fin de la jornada,
las encuentro vacías: no llevo en ellas nada.

Soy el hijo que vuelve, vencido y despojado,
-he perdido mi parte, mi herencia he malgastado-
con la túnica rota, descalzo y sin cayado,
sin nada en mis alforjas, abatido, cansado.

Pero sé que hay un padre que a lo lejos espera,
que al atisbo más leve, a la seña primera,
abrirá de su casa la puerta delantera
y correrá a mi encuentro con gozosa carrera.

En la sala más grande, ya tiene preparado
el vestido más nuevo, el más limpio calzado,
la jofaina con agua, el óleo perfumado,
la toalla de hilo y el anillo dorado.

Y ha dicho al mayordomo que reúna a su gente,
que dejen la faena, la reja y la simiente;
que prepare un banquete con vino, pan crujiente;
y el cordero más tierno, más rollizo y luciente.

Cuando llegue el momento y lo encuentre delante,
perderé las palabras hechas para ese instante.
Olvidare mi historia. Bañado en su semblante.


Tan solo diré Padre…
Y ya será bastante.

Marcelino Ledesma.

(Escrita unos días antes de su muerte)

LA VIRGEN ENCAJERA

En la tarde 
la Virgen de la Sierra
En la tarde 
subiremos la cuesta
La Virgen hace encajes 
en la tarde manchega.

Dorado y verde del paisaje 
trigos, viñas, olivares
En los flecos, el encaje 
blanco de los colmenares.

La Virgen encajera 
tiene amor y esperanza, 
hilos de plata
Nosotros hebras negras, 
tristezas y nostalgias

La Virgen tiene 
todas las bienaventuranzas, 
hilos de oro
Nosotros el cansancio, 
la sed y las heridas, hilos rojos

Un repique de almohadillas, 
la tarde se va borrando
La Virgen hace puntillas, 
luces y sombras trenzando

Encajera, 
tus hilos en mi vida
Toma mi corazón
Clávalo en tu almohadilla
Hazlo blonda en tus manos encajeras
Encajera divina

Fulgor de luces en vuelo
La luna el ocaso sella
La noche se prende al cielo
Con alfileres de estrellas

Marcelino Ledesma Bados

JOTA CON PIQUE

Cuando bailes con la novia
písala un poquito el pie,
si se ríe es que te quiere 
y si no, retírate.

Ya no me quiere tu madre
ni la mía a ti tampoco,
esta es la causa más grande
para querernos nosotros.

Dicen que ya no me quieres
porque no tengo que dar.
Cásate con el reloj
que todas las horas da.

Anda diciendo tu madre
que no me quieres tu a mí.
¡Cuánto daría tu madre
porque te quisiera a ti!

En esta calle vivía 
la moza calabacera,
la que me dio calabazas
antes que la pretendiera.

Que cantemos despedida
me dicen mis compañeros,
si cantamos despedida 
yo me despido el primero.

JOTA RABIOSA DEL MORAL 

Que tejas tiene un convento
y aunque cantes más cantares
que tejas tiene un convento,
no te has de quedar encima,
cara de borrico viejo,
cara de borrico viejo
y aunque cantes más cantares.

Con un pie en el estribo
y otro en la arena,
se despide un soldado
de su morena.

De su morena niña,
de su morena,
con un pie en el estribo
y otro en la arena.

Miradlas y remiradlas
miradlas y remiradlas,
que de La Solana son;
delgaditas de cintura
y alegres de corazón
y alegres de corazón,
miradlas y remiradlas.

Andandillo andandillo
se encuentran cosas;
yo me encontré contigo,
cara de rosa.

Cara de rosa niña,
cara de rosa,
andandillo andandillo,
se encuentran cosas.

Vente conmigo pequeña,
vente conmigo pequeña, 
a la feria del Moral,
que están bailando la jota
y la tengo que cantar
y la tengo que cantar,
vente conmigo pequeña.

Y al estribillo madre
y al estribillo,
cáscara de naranja,
flor de membrillo.

Flor de membrillo niña,
flor de membrillo
y al estribillo madre
y al estribillo.

La que no quisiera echarte
y allá va la despedida,
la que no quisiera echarte.
Adiós estrella y lucero,
adiós estrella brillante.

Adiós estrella brillante,
y allá va la despedida.

Y a cusí misí milá
y a milá milá micú
y a cusí misí milá,
aguardiente y caña-duz.

Aguardiente y caña-duz,
aguardiente y caña-duz,
y a cusí misí milá
y a milá milá micú.