Platos típicos (postres)

POSTRES

FLAN DE HUEVO

Ingredientes:

1 litro de leche
8 huevos grandes
1 taza de azúcar
3 cucharadas de azúcar para hacer “azúcar líquida”

Preparación:

En un recipiente se baten los huevos. A ellos se les añade la taza de azúcar y la leche. Se bate todo ello bien. En otra vasija que usaremos para cuajar el flan le echamos las 3 cucharaditas de azúcar y lo ponemos al fuego hasta que el azúcar se hace líquido. Lo apartamos del fuego y antes de que se enfríe el caramelo líquido lo repartiremos por todo el molde. Verteremos la leche con el huevo y el azúcar en el molde.

Ponemos al baño maría el flan para cuajar. Para ello podemos usar el horno con un poco de agua en la bandeja y fuego bajo. Dejar enfriar. Voltear en un recipiente con cuidado de no derramar el azúcar líquida.


 

ARROPE

Postre de invierno.

Ingredientes:

Mosto
Calabaza
Cortez de naranja seca y anís

Preparación: 

Se parte la calabaza y se le quitan las pipas. Se hacen gajos, se pelan y se ponen a encallar en agua de cal durante 24 horas. Procedemos a lavar las rodajas de calabaza hasta que el agua salga limpia.

Se pone en a hervir el mosto en caldereta o perol, se le añade matalahúva, canela en rama, naranja seca y anís. Cuando quede como un jarabe espeso, se le añaden los gajos de calabaza y dejamos que se cueza para reducir el mosto.


MELONES

A final de las huertas quedan siempre unos últimos melones que llegaron a cuajar tarde y no maduraron. Eran recogidos y llevados a las cámaras para consumir en el invierno en la Pascua.. Se depositaban encima de paja o similar que le daba el calor y asiento necesario. El paso del tiempo y la temperatura que le proporcionaba era suficiente para que estos pudieran madurar y llegar en perfectas condiciones.


 

MOSTILLO

Poca gente joven sabe hoy lo que es el mostillo. Pero es una lástima que se haya perdido el uso generalizado de este manjar. Su causa es el costo del mosto y el trabajo de su realización. Pero entremos de lleno en el mostillo y recordemos los pasos que se daban.

Se sacaba la caldera de cobre y la paleta de madera y se procedía en los patios a su limpieza a base de asperón, estropajo y agua hasta quedar “como los chorros del oro”.

En la vendimia se esperaba a que la uva fuera buena para recoger la cantidad de mosto necesario de acuerdo con el mostillo que queríamos hacer. Se encendía la lumbre y, base de gavillas y cepas, se mantenía viva durante todo el tiempo de cocción del mosto.

Ingredientes:

Mosto
Harina
Limón y canela en rama

Preparación:

Se echaba el mosto en la caldera y se calentaba, removiéndolo continuamente con una espátula de madera. Cuando comience a hervir se le pone matalahúva, canela y limón y cuando quede reducido a su mitad. Se pasa por un colador. Se le añade la harina (a dos arrobas de mosto se le calculaba 1750 gr de harina). Se sigue moviendo para que no forme grumos. La mezcla va cambiando de color hasta que comienzan los borbotones momento en que se le echaba la raspadura de limón. Se preparaba para el final la canela y

menear rápidamente en evitación de que se pegue. El mosto se había reducía en su mitad a mostillo.

Terminado el proceso se recogían de la casa toda clase de platos, fuentes, lebrillos, etc. y se iba vertiendo sobre ellos el mostillo. Se depositaban en aparadores, alacenas, etc. donde tapados por un trapo blanco esperaba el momento oportuno de su consumición.

Debe reflejarse que, en el mostillo al igual que en las matanzas, estaban los «presentes» que se llevaban a personas de compromiso: cura, médico, familiares, etc.


 

TORRIJAS

Ingredientes:

10 rebanadas de pan, 1⁄4 de leche,
2 huevos,
3 dl de aceite,
100 g de azúcar, Canela en polvo, Vainilla en polvo.

Preparación:

Para preparar las torrijas, se suele utilizar pan del día anterior, que se corta en rebanadas de entre 1-1,5 centímetros. Se prepara un recipiente con la leche fría con un poco de vainilla. Se cogen las rebanadas de pan y se remojan en el recipiente con la leche, primero por un lado y luego por el otra hasta que hayan absorbido la leche. Después se rebozan con huevo batido y se fríen por ambos lados en una sartén con aceite caliente hasta que las rebanadas queden bien doradas. Nada mas sacar las rebanadas de la sartén se espolvorean con el azúcar y un poco de canela por las dos caras y se sirven calientes o frías.

Variante: Hay una variante que es reemplazar la leche por vino blanco o tinto azucarado. También se puede después de prepararlas de la forma anterior descrita, cubrir con una ligera capa de miel, o bien mojarlas con una gotas de licor y después untarlas por encima con una capa fina de confitura. También se les pueden añadir unos piñones o almendras tostadas y picadas.


 

UVAS PASAS

Llega la vendimia y al “manijero” o al encargado de la casa se le daba la orden de coger un par de espuertas de las mejores uvas para el invierno. Posteriormente en la casa se hacían los trabajos de cordelillo o esparto guardados para la siega. Se enganchaban los racimos en las cuerdas y se colgaban en los clavos de las «almaderas» de las cámaras o en las maderas de los techos. El paso el tiempo hace que las uvas vayan perdiendo su jugo natural y que llegado el invierno estén pasas lo que nos proporciona un buen alimento para esta época de escasez.