<a href=WELCOMETO Moral de Calatrava - esquinademauricio

 
Buscar
_TOPICS
  Entrar/Crear Cuenta    

Cosas del Moral



       Moraleños

         ENCUESTAS
         FOTOGRAFÍAS

Información

Otras cosas
· Home
· Archivo
· Encuestas
· Envía tu noticia
· Estadísticas
· Lo último en "Cosas de Moral"
· Lo más visto
· Recomiéndanos
· Sistema de publicidad
· Temas
· Tu cuenta
· Web amigas

En línea
Actualmente hay 69 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

Calles esquinademauricio

Cultura: EL AFILADOR
Enviado el Jueves, 01 junio a las 15:59:35 por Loli_03

esquinademauricio


Texto: Loli López- Tercero Sánchez.


Hace unas horas, se escuchaba por las calles de Moral el sonido del afilador; quien, desde su furgoneta llamaba a los vecinos para que afilasen sus cuchillos, tijeras y otros utensilios de corte. 

Con los años este oficio ha evolucionado, adaptándose a las nuevas necesidades y comodidades; pero, si quieres saber cómo era antes la profesión de afilador y su origen, Esquina de Mauricio te invita a seguir leyendo. 


La época de apogeo de este oficio se remonta a los siglos XVIII- XIX, viviendo un declive desde el siglo XX hasta la actualidad, en que apenas unos pocos viven como afiladores por las calles de algunos pueblos y ciudades. 

 Su origen está en Galicia, y más concretamente en Ourense, conocida como “Tierra de Chispas”, por los destellos de la piedra de afilar al pasar los útiles que se afilaban en ella. Desde aquí, se extendió por el resto de España y América Latina. 

Iban de pueblo en pueblo, durante meses, llamando a la clientela con su sonido peculiar. En sus comienzos, empleaban una placa de hierro sobre la llanta de la rueda, cuando ésta giraba, se emitía el característico silbido que llamaba la atención de los vecinos. Con los años, se utilizó un chiflo (flauta de pan hecha de cañas) para avisar a los posibles clientes. Con este instrumento, que lo hacían sonar de agudos a graves y viceversa, y el grito de “¡el afilador!”, este comerciante ambulante se hacía escuchar por todos los rincones de las localidades que visitaba. 

Aunque en la actualidad podemos verles en moto o furgoneta, y rara vez en bicicleta, en origen trasladaban su rueda de afilar a hombros, pasando, posteriormente, a llevarla en un carro de madera de una sola rueda de tamaño grande.

Los clientes también han ido cambiando a lo largo de los años, pasando de carniceros, pescaderos, agricultores, etc., a restaurantes y algunos particulares que aún hacen de ésta profesión un medio de vida para algunas personas. 

Oficio que pasaba de generación  en generación. Los padres enseñaban a sus hijos cuando aún eran unos niños, pues, aunque parece algo sencillo, se necesitan unos conocimientos básicos, además de las herramientas adecuadas, para afilar los útiles de corte.

 Algunos de los afiladores también reparaban ollas, cazuelas o, incluso, paraguas.



Fuentes documentales:




 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de esquinademauricio
· Noticias de Loli_03


Noticia más leída sobre esquinademauricio:
Asemca: Asociación de Empresarios de Moral de Calatrava


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor


Moral de Calatrava
www.esquinademauricio.es
info@esquinademauricio.es  Copyright ©
Esquina de Mauricio no se hace responsable de la exactitud o veracidad de la información contenida en las notas y comunicados que llegan a su redacción, que publicamos en su integridad siempre con el ánimo de mantener el punto de vista del que publica la nota de prensa o comunicado original, permitiendo así la opción de réplica y la máxima objetividad por nuestra parte. Los responsables de los contenidos de dichas notas o comunicados son aquellos que las redactaron en primera instancia.


Página Generada en: 0.08 Segundos